Dr. Francisco Matus es ratificado con Director del Doctorado en Ciencias de Recursos Naturales


Fco Matus

Cuatro años lleva el Dr. Francisco Matus a la cabeza del Doctorado en Ciencias de Recursos Naturales. Un desafío que tomó en 2013 y cuya máxima prueba sería la nueva acreditación del programa ante la Comisión Nacional de Acreditación (CNA).

 

Su gestión y la ayuda de la comunidad del doctorado (comité académico, comité de acreditación, Dirección de Análisis, claustro profesores, comité de profesores visitantes nacionales y extranjeros, y los estudiantes del programa), hicieron posible que el programa obtuviera 8 años de acreditación, el máximo reconocimiento otorgado por la CNA y que posicionó a la UFRO y al Doctorado como uno de los más destacados de Chile.


Su gestión se mantendrá hasta 2021, primero porque sus pares lo volvieron a elegir y segundo porque cree que su tarea aún no está terminada. Y para concretar sus objetivos -según sus palabras- necesita continuidad, reflexionar, repensar, volver a diseñar e incentivar a sus colegas para seguir consolidando el programa.


¿Qué piensa que hizo que fuera nuevamente reelecto?
Creo que es la gestión en general, aquello que no siempre se ve y eso lo que al final se evalúa. Lo vimos materializado con la acreditación, un hecho inédito para la universidad, que un programa alcanzara tantos años. Pero eso también tiene que ver con el trabajo anterior, el doctorado se remonta al 2001, tenemos 16 años de experiencia.

 

¿Cuál es la característica que más resalta del programa y que lo hace diferenciador?
Con los años nos hemos ido consolidando y hemos podido profundizar en otras áreas, y nos distingue que somos un doctorado multidisciplinario. Este es un concepto poco aceptado por la comunidad científica en Chile, porque los Doctorados son disciplinares. Acá desarrollamos diversas líneas de investigación que van desde la biotecnología, las ciencias del suelo, química ecológica, biología molecular, bioenergías e incluso abriendo nuevas líneas como la acuicultura, entre otras. Entonces tenemos una diversidad que nos hace diferentes, y es a la vez un logro que hayamos planteado ese camino y seamos ampliamente reconocidos. El nombre de Ciencias de Recursos Natrales aglutina muchas disciplinas y nos otorga una identidad única como programa. Eso es relevante y seguiremos trabajando para que así sea.

 

¿Qué es lo que viene para los próximos 4 años? ¿Cuál es el sueño para el programa?
Mi sueño es que todos los profesores que participamos del doctorado, seamos referentes nacionales e internacionales, que seamos llamados a ser parte de comisiones y a publicar en revistas de alto impacto. En el fondo hace falta dar un salto, más allá de lo que se ha construido hasta ahora: que nuestros jóvenes investigadores tengan redes nacionales e internacionales, que sean más visibles y con mayor reconocimiento de grupos internacionales.

 

¿Qué hace falta para eso? El programa se distingue por la alta cantidad de visitantes, organizaciones de cursos internacionales, workshops y otras actividades de esa naturaleza.
Pienso que hay que fortalecer y generar nuevas confianzas, vincularnos mejor. Veo que somos nosotros los que siempre estamos invitando a otros pares, pero no sucede a la inversa, o al menos, no con todos los miembros de los grupos de investigación. Eso es estar en el mundo de la ciencia, contribuir, retribuir y reconocer el trabajo de otros y se espera lo mismo de nuestro trabajo por parte de los pares. Los contactos y las posibilidades de trabajar con otros grupos científicos, es lo que se valoriza de un programa como el nuestro. Eso nos actualiza, nos mantiene vigentes y nos posiciona. Y al final de todo, eso es lo que necesitamos, estar en el top of mind de los científicos que se dedican a las disciplinas que desarrollamos, pienso que solo así podríamos mantener y reforzar la excelencia y la calidad.

 

Lorena Espinoza Arévalo